¿Basta con el Cuerpo de Escritura?

Perito Caligrafo Madrid, Grafologo, ARD Gabinete Pericial Caligrafico, Alberto Repiso Diez

Con el fin de tranquilizarle, yo le respondí que solamente debía de seguir mis indicaciones, pues ya me había comentado que era una situación nueva para él. Todo esto sucedía mientras el oficial que llevaba el procedimiento nos habilitaba una mesa.

Hay que tener en cuenta que para todos los implicados (tanto para la persona que ha de realizar el cuerpo de escritura, como para abogados o procuradores que le suelen acompañar en este acto) la prueba les suele resultar una novedad; pero ¿es suficiente el cuerpo de escritura como documento indubitado? Antes de responder a esta pregunta cabe hacerse la siguiente reflexión:
En teoría, todos sabemos que no hay dos firmas iguales, pero pocos reparan que la irregularidad escritural se debe a la fisiología y psicología individual, es decir que hay tantas formas de escribir como escribientes.
Por su puesto siempre existe la certeza de quien piensa que la extensión del cuerpo de escritura podría compensar una posible falta de documentación indubitada. Pero hay ocasiones en que los aspectos a estudiar pueden resultar inconclusos, pudiendo ser éstas algunas de las causas:
  • La enfermedad, o edad avanzada en combinación con la falta de práctica pueden ser factores determinantes, pero desde el punto de vista personal, creo conveniente citar el caso en el que recibí un certificado médico, que advertía que la persona que había de realizar el cuerpo de escritura, padecía calambre de escritor, una dolencia en antebrazo y mano que se manifestaba únicamente en el momento de escribir o ejecutar un instrumento musical, lo que se transfirió al papel en forma de una serie de firmas, en apariencia muy diferentes entre sí.
  • Hay que recalcar que la inseguridad que muchas personas sienten ante el folio en blanco, bajo la atenta mirada de su abogado, y las indicaciones del perito que dirige el cuerpo de escritura, se ve acrecentada.
  • También nos podemos encontrar con otro tipo de escribiente que tiene la finalidad de salir airoso de la autoría del documento dubitado, por ello, hará lo que esté en su mano para disfrazar la escritura propia en el cuerpo de escritura, o bien, con firmas previamente ensayadas e interiorizadas, o mediante unos trazos que en muchos casos son poco más que garabatos.
Respecto a ésta última categoría donde creo especialmente necesaria la obtención de más documentación indubitada, las contrapericiales, suelen ser certeras para los intereses del falsificador, pues al segundo perito, además del documento dubitado, suele obtener el informe previo (que ilustra el cuerpo de escritura), documentación identificativa como DNI o pasaporte, y documentación complementaria firmada.

Por ello, creo que se pone de manifiesto una falta de prudencia por parte de aquellos que desde el juzgado o los propios peritos deciden que para realizar un informe pericial caligráfico es suficiente el cuerpo de escritura.

Autor: Alberto Repiso
Web:www.caligrafosmadrid.com