XENDRA PSICOLOGIA
NEREA BILBAO GAMBOA
Psicóloga Humanista y Sistémica

DIRECCIÓN

Fueros, 26, 2º Int. Izq.
01005 Vitoria-Gasteiz (Araba/Álava)


TELÉFONOS

-


FAX

-



REDES SOCIALES

-


HORARIO

-


PRESENTACIÓN

La palabra XENDRA proviene del sánscrito y significa puerta o portal interdimensional.

El centro XENDRA tiene como objetivo servir de puerta y oportunidad al deseo de sentir bienestar interno, desarrollar el potencial de SER uno/a mismo/a y encontrar el bienestar en relación a las personas que nos rodean.

Acompaña a sus usuarios en la búsqueda de alternativas y soluciones a lo que viven como problemáticas personales y a desarrollar herramientas para gestionar los conflictos relacionales. Para conseguir esta evolución en el mínimo tiempo posible elige los procedimientos más acordes a sus necesidades.

Está dirigido por Nerea Bilbao Gamboa, psicóloga psicoterapeuta avalada por la FEAP.

Ofrece orientación y apoyo psicológico a jóvenes y adultos, terapia de pareja y terapia familiar.

NEREA BILBAO GAMBOA

Colegiada nº AA-00717.
Diplomada en Profesorado de E.G.B. (1979).
D Tituloa Euskaltzaindia (1981).
Licenciada en Psicología (1993).
Formada en y a través de diferentes Corrientes Terapéuticas: Psicoanálisis, Terapia Gestalt, Biodanza, Terapia de Polaridad, Terapia Familiar Sistémica y Constelaciones Familiares.
Consultora en el C.E.P. A. Ganivet en labores de apoyo al profesorado (1993/2008).
Diplomada en Pedagogía Sistémica (CUDEC. Méjico.) 2004.
Miembro Titular de la AEBH. Asociación Española Bert Hellinger (2006).
Colaboradora Docente en la formación de Constelaciones Familiares de ECOS.
Escuela de Constelaciones Sistémicas (2006/7).
Experta en Intervenciones Sistémicas. Evntf.Bilbao (2009).

Colaboración con diversas Asociaciones de adopción y acogimiento familiar desde 2005. Madre biológica y adoptiva.

Idiomas de trabajo: euskera y castellano.


INTERVENCIÓN

1. Orientación, Apoyo y Psicoterapia en casos de:

· Problemas derivados del desarrollo biográfico, dificultad para descifrar las propias emociones, estrés por circunstancias familiares, alteración del estado de ánimo, sentimientos de poca valía personal, problemas interpersonales, alteraciones del sueño, somatizaciones…

· Procesos de crecimiento y cambio personal. Crisis vitales. Situaciones de duelo y pérdidas significativas.

· Crisis y conflictos de pareja. Acompañamiento a padres/madres en procesos de separación.

· Terapia Familiar orientada a la resolución de problemas en las relaciones con la infancia y la adolescencia.

· Elaboración de los diferentes procesos de duelo e identitarios en adolescentes adoptados/as.

2. Orientación Terapéutica Preferente: Bases referenciales: Psic. Humanista, Psic. Sistémica, Psic. del Psicotrauma Relacional y Psic. De la Compasión.

· El modelo Humanista no limita su atención a las conductas y procesos mentales sino que la centra en la construcción del significado vital de las personas; busca desarrollar el innato potencial de crecimiento del ser humano, orientado hacia la armonía interior, la alegría y el amor.
· El modelo Sistémico tiene en cuenta el contexto donde se desarrolla la persona como gran impulsor de sus conductas. Observa la totalidad de un grupo (familiar, social..). Aborda la forma como los componentes captan la realidad, y construyen su mundo interdependiente: la repercusión en las relaciones. La meta de la terapia es facilitar la existencia de modos de relación alternativos que potencien el desarrollo personal de sus miembros.
· El modelo de Franz Rupert y la Terapia del Psicotrauma Orientada a la Identidad (IoPT), ofrece una visión sobre la construcción de la identidad como base de la estructura psíquica de la persona y sus trastornos por procesos de escisión o disociación generados en momentos vitales difíciles y a través de los vínculos dañados con las figuras parentales. Ayuda a resolver los traumas de vinculación y transmisión del sufrimiento a través de las generaciones.

· El modelo terapéutico centrado en la Compasión integra distintos enfoques de tratamiento incluyendo psicología evolutiva, teorías del apego, psicología budista, terapia cognitivo conductual y psicología profunda entre otros, manteniendo un foco central en la compasión para facilitar el cambio en la manera en que los/las pacientes sienten y se relacionan con sus experiencias.


HERRAMIENTAS

1. CONFIGURACIONES FAMILIARES. La persona muestra mediante figuras y objetos la imagen interna que tiene del asunto a tratar o de su familia. El terapeuta que conoce bien las dinámicas sistémicas va guiando la reflexión y la vivencia. Al introducir nuevos aspectos, permite dejar atrás una imagen limitada del asunto o de la familia, ofreciendo otra imagen reparadora de donde nace un impulso de cambio.

2. PSICOSOCIOGENOGRAMA. Permite observar la existencia de patrones de conducta que se hayan presentado en varias generaciones : pautas relacionales, modelos organizativos en las parejas, compromisos secretos y reglas morales no escritas, incumplimientos y castigos, alianzas, dinámicas de equilibrio y reparadoras, patologías cronificadas y hechos graves que tengan que ver con el curso de la vida y de la muerte. Su reflexión desenmascara conexiones y modelos implícitos en el comportamiento, activos y disfuncionales.

3. HERRAMIENTAS DE REGULACIÓN EMOCIONAL Y AUTOCUIDADO: imprimación del sistema de calma ante miedos y bloqueos mediante respiraciones y visualizaciones guiadas. Pedagogía de la autocrítica/vergüenza/culpa.

4. SISTEMA DE ANCLAJE Y RESONANCIA: “AUTOENCUENTRO”

La persona elige cuál de sus temas, preguntas o problemas quiere tratar activamente aquí y ahora. Esto se resume en una intención que se formula mediante una frase entera de la que se pueden elegir las palabras más importantes.

La persona resuena con las palabras y/o dibujo y surgen partes psíquicas de la situación de trauma original. De una manera suave y progresiva de forma que esa autoresonancia deviene en una autocuración.

La persona que presenta su intención terapéutica en sesión individual entra en resonancia con sus estructuras psíquicas por medio de los anclajes en el suelo.

En los talleres grupales los resonantes (personas) vibran con las estructuras psíquicas de la persona que presenta la intención. Lo expresado por los resonantes puede vibrar con una emoción reprimida en la persona que presenta su intención para que se libere esta energía acumulada.

De este modo la persona se siente comprendida, puede ganar confianza en sí misma y atreverse a hacer cambios.