VALOR DE LEY

No somos fuertes aunque tratemos de aparentarlo. Estamos sometidos a infinidad de condiciones ambientales que se concentran en el aspecto mental y físico, de hecho el primero puede influir en el segundo antes de materializarse en la escritura.

La escritura es el reflejo del estado integral del individuo, el resultado de un todo. Por ello, el perito debe de tener en cuenta la edad, enfermedades o las intenciones de engañar. Pero volviendo al grafismo plasmado sobre el papel, nos centraremos en el caso que paso a exponer a continuación, ya que evidencia uno de los errores forzados más habituales por parte del perito; la falta de pruebas y la disparidad temporal entre las mismas.

Carta de Jhon Anglin, uno de los tres fugados de la prisión de Alcatraz, del cual no se tuvieron noticias desde 1962.

 

Perito Caligrafo Madrid, Grafologo, ARD Gabinete Pericial Caligrafico, Alberto Repiso Diez

En la carta enviada en 2013 al departamento de policía de San Francisco, Jhon Anglin asegura tener 83 años y reclama atención médica a cambio de su entrega voluntaria. Las autoridades y expertos independientes no concluyen de forma unánime sobre la autoría de la segunda nota.

Otro tipo de errores forzados son los producidos por las urgencias, subjetividades y emotividades propias del ser humano encarnadas por el solicitante de la pericia.

 

Perito Caligrafo Madrid, Grafologo, ARD Gabinete Pericial Caligrafico, Alberto Repiso Diez

En el primero de los casos, un familiar del testador trató de convencerme de que firma y texto dubitado no habían sido realizados por la misma persona, de modo que creía que así conseguiría un informe en el que el autor de dubitada e indubitada no coincidieran.

En el segundo el solicitante era un abogado que buscaba de forma pertinaz contradecir el informe policial, pues el insistía que a la vista de los documentos estaba equivocado. Naturalmente este supuesto necesitaba una mirada crítica que conllevase un mayor estudio.

Seguidamente nos volvemos a encontrar con el estado de salud como escollo para llegar a conclusión, pero a diferencia del primer caso, aquí los clientes son de carne y hueso.

Perito Caligrafo Madrid, Grafologo, ARD Gabinete Pericial Caligrafico, Alberto Repiso Diez

Tras el estudio del supuesto de la izquierda, el abogado me preguntó “¿Está completamente seguro de su estudio?” y yo respondí que aunque haya sacado mis conclusiones, debía de manifestar mis reservas al tratarse de documentación escaneada, sobre todo si está relacionada con una persona de avanzada edad con la enfermedad de Parkinson”.

El segundo era de una persona que padecía una enfermedad degenerativa en el que al igual que en los casos anteriores el abogado ejerció como tal, con la subjetividad que ello conlleva, y el poco margen que el perito padece.

Está claro que el celo para con su cliente de unos, y el celo autoimpuesto por otros es el espacio creciente en el que se evidencia el intrusismo, pues siempre hay quien da a los abogados e interesados lo que quieren sin importar preparación, credenciales y experiencia.

 

 

Autor: Alberto Repiso
Web: www.caligrafosmadrid.com

Artículos Relacionados